JUICIO CONTRA GOIHATA POR VIOLACIÓN DE DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL: ESTIMACIÓN ÍNTEGRA DE LA DEMANDA FORMULADA POR EDITORIAL ARANZADI Y FRANCISCO BARBERÁN.

Estimados amigos: Aunque supongo que muchos ya estáis enterados, quería informaros de que, tras más de dos años de litigio, hemos obtenido la victoria en el juicio por violación de derechos de propiedad intelectual que nos enfrentaba a la empresa Goihata, S.L. Adjunto copia de la sentencia por si pudiera resultar de vuestro interés.

En el procedimiento,sustanciado ante el Juzgado de lo Mercantil número Dos de Zaragoza, los demandantes (la Editorial Aranzadi, S.A. y yo mismo) ejercitábamos acción por infracción de derechos de propiedad intelectual al considerar que la demandada Goihata había copiado en su práctica totalidad los términos de mi obra “Diccionario Jurídico Japonés-Español” para incorporarlos a la base de datos de su diccionario online, un diccionario que ofrece gratuitamente a través de su web y bajo indicación de que el copyright de las entradas que contiene pertenece a Goihata.

En el juicio, la empresa demandada se defendió alegando, entre otras cosas, que todos los términos jurídicos contenidos en su diccionario online los habían elaborado sus dos únicos socios (Jon Goikolea Díaz y Chieko Hata), que mi obra no era ni pionera ni original, y que yo, como autor, carecía de la capacidad técnica suficiente para su elaboración.

Pues bien, la sentencia (hoy firme al haber desistido Goihata del recurso de apelación que había anunciado), comienza entendiendo acreditadas, tanto mi capacitación, como la originalidad de la obra, para aclarar después que la principal cuestión, consistente en determinar si Goihata ha plagiado o no mi diccionario, merece una respuesta claramente afirmativa. A tal conclusión llega tras comprobar que el diccionario online de Goihata reproduce las definiciones incluidas en mi diccionario en más de un 90% e incluso, una parte sustancial de las mismas, en más de un 95%. A la vista de ello, la sentencia declara que Goihata ha violado los derechos de propiedad intelectual del autor y de la editora, y condena a la demandada a cesar de forma inmediata en esta actividad ilícita, a abstenerse de reproducir y poner a disposición del público el contenido de mi obra, al abono de indemnizaciones por los daños patrimoniales y morales sufridos, y al pago de las costas procesales.

Simplemente quería compartir esta información con todos vosotros, al tiempo que os reiteraba mi agradecimiento por vuestra consideración y por las muestras de apoyo recibidas.

Francisco Barberán.